González-Rizo, representada aquí en una foto de preescolar de Spartanburg, dijo que sus padres siempre se sintieron alejados de su vida en la escuela, “porque [ellos] eran la familia hispana”. Crédito de imagen: Imagen brindada por Gonzalez-Rizo
González-Rizo, representada aquí en una foto de preescolar de Spartanburg, dijo que sus padres siempre se sintieron alejados de su vida en la escuela, “porque [ellos] eran la familia hispana”. Crédito de imagen: Imagen brindada por Gonzalez-Rizo

Esta nota fue traducida al español por Noticias NuestroEstado.com como parte de una colaboracion con el periódico The State. Read article in English here.

Carolina del Sur – Docenas de distritos escolares de Carolina del Sur brindan oportunidades educativas desiguales a los estudiantes debido a su procedencia, mostró una revisión de McClatchy.

Al responder una encuesta sin precedentes que los reporteros enviaron a los distritos de Carolina del Sur el verano pasado, muchos admitieron abiertamente que usaban estudiantes bilingües como traductores en lugar de contratar profesionales para interpretar a niños cuyos padres no hablan inglés. Eso es ilegal. Otros distritos mantuvieron la información académica esencial fuera del alcance de los padres enviándola a casa o publicándola en línea en un idioma que no podían entender. Sin el apoyo del idioma, los estudiantes entrevistados por McClatchy informaron que los hacían sentir inferiores a sus compañeros de clase que hablan inglés.

Muchos otros se atrasan en la escuela. Los estudiantes hispanos de Carolina del Sur abandonan los estudios en una cifra mayor que los estudiantes blancos y negros. En algunos distritos, la cifra de hispanos que dejan la escuela es de tres a cinco veces más alta que el promedio.

Kebin López, nacido en Honduras, dijo que cuando asistía a las escuelas públicas en Hilton Head, sus padres hispanohablantes no recibieron ayuda con la traducción, aunque eso es requerido por ley. Ahora, Beaufort ofrece algunos de los mejores accesos a la traducción en el estado. Crédito de imagen: DREW MARTIN THE ISLAND PACKET (HILTON HEAD, SC)

“Los niños están pagando el precio”, dijo Deborah Santiago, cofundadora de Excelencia in Education, un grupo nacional que aboga por el éxito de los estudiantes latinos en la educación superior. “La realidad es que no están sirviendo a esta población de personas que necesitan apoyo en el idioma inglés”.

El acceso desigual a la educación no es un problema nuevo en Carolina del Sur. Después de que un estudiante negro en el condado de Clarendon se ahogara mientras intentaba cruzar un embalse para ir a la escuela – los niños negros en la zona rural de Summerton carecían de autobuses escolares mientras que los blancos cercanos tenían muchos – Thurgood Marshall representó a 20 padres negros en una de las demandas que conformaron el caso de Brown v. La Junta de Educación decidido por la Corte Suprema de los Estados Unidos. La histórica decisión de 1954 falló en contra del sistema de “separados pero iguales” que había reprimido a los estudiantes negros de Carolina del Sur durante siglos y provocó la desegregación.

Esas reformas de la era de los derechos civiles también necesitan proteger cada vez más a los niños internacionales. En las últimas dos décadas, la población hispana en Carolina del Sur ha crecido a veces más rápido que en cualquier otro lugar del país. El número de niños en las escuelas públicas clasificados como que aún no dominan el inglés ha aumentado también. Desde el año 2000, ese número se ha disparado a casi un 800%. En general, los estudiantes que hablan idiomas distintos al inglés representan casi el 1% de los matriculados. Pero en los distritos donde el crecimiento es más fuerte, como Beaufort, hay más estudiantes hispanos en algunos salones de clase que cualquier otro grupo racial.

Todos los distritos tienen requerido superar las barreras del idioma que tienen esos niños o sus padres para brindar educación sin discriminación contra “raza, color de piel u origen nacional”. El estado de documentación legal de un miembro de la familia no hace ninguna diferencia, decidió la Corte Suprema de los Estados Unidos hace décadas. Los distritos aún deben identificar a todas las personas que necesitan apoyo lingüístico, proporcionar intérpretes profesionales para que los padres puedan comunicarse con los educadores e informar a los padres multilingües sobre los mismos programas del cual los padres que hablan inglés se darían cuenta, según establecen las pautas federales.

Los representantes escolares admitieron que comúnmente tienen dificultades para cumplir, y señalaron que ni el gobierno estatal ni el federal ofrecen mucho dinero para ayudarlos.

“Ni siquiera podemos llenar los puestos regulares en los salones escolares”, dijo Jack Hutto, director de comunicaciones y subvenciones en Hampton 1, un distrito rural. “Estamos haciendo lo mejor que podemos con los recursos que tenemos”.

Sin embargo, brindar apoyo lingüístico no es opcional, sin importar la cantidad de fondos disponibles. Desde 2017, el Departamento de Justicia de los EE. UU. ha identificado públicamente solo dos distritos escolares grandes en Carolina del Sur, los de los condados de Horry y Charleston, como distritos fuera de cumplimiento.

Ahora, por primera vez, McClatchy está publicando datos que muestran el alcance del problema en Carolina del Sur, y el impacto que los informes parecen haber tenido ya en la política del gobierno.

En la era de los derechos civiles, los padres negros de Carolina del Sur desempeñaron un papel fundamental en el avance de la igualdad educativa en todo el país. Crédito de imagen: JASON LEE

Uso extenso de “explotación” de estudiantes como traductores

A partir de mayo, los periódicos The State y The Island Packet hicieron a cada uno de los 81 distritos escolares de Carolina del Sur una serie de preguntas sobre el apoyo lingüístico que brindan a los estudiantes. La mayoría de los distritos, el 90% de ellos, respondieron. Sus respuestas, enviadas a los periodistas por correo electrónico o en respuesta a solicitudes de registros públicos, sugieren una realidad asombrosa. De manera pequeña y grande, los distritos escolares de todos los tamaños en Carolina del Sur han estado violando los derechos civiles de sus estudiantes.

Si solo un estudiante inscrito o sus padres necesitan un traductor, las escuelas deben asegurarse de que consigan uno. Pero en el 42% de los 43 distritos que contaron con más de 100 familias de habla hispana entre sus estudiantes, las escuelas no emplearon un solo intérprete de tiempo completo o parcial. Solo cuatro de esos 43 distritos con poblaciones internacionales fuertes tenían más de cinco traductores en el personal para ayudar con las necesidades de interpretación de más de 100 familias.

Los hispanohablantes constituyen la comunidad más grande de familias que necesitan traducción en Carolina del Sur. Pero 21 distritos también inscriben a más de 100 familias que hablan otros idiomas, como portugués, vietnamita y mandarín. Las respuestas de la encuesta mostraron que sólo cuatro de esos distritos dijeron que tenían intérpretes dedicados en el personal a idiomas distintos al español.

Para llenar esos vacíos dejados por los educadores a cargo, más de una docena de distritos rurales y metropolitanos admitieron haber violado las pautas federales al usar estudiantes bilingües como traductores.

Al responder la encuesta, 19 distritos escolares de Carolina del Sur reconocieron que usaban niños como intérpretes, aunque las pautas establecen que solo se debe llamar a profesionales capacitados para hacer el trabajo. Otros 20 distritos no respondieron directamente a la pregunta o dijeron que no estaban seguros.

“Básicamente, ni siquiera son lo suficientemente conscientes de cómo esto es problemático”, comentó el Dr. Ben Roth, decano asociado interino de Diversidad, Equidad e Inclusión de la Universidad de Carolina del Sur.

Alejandra González-Rizo, que ahora tiene veintitantos años, recuerda cómo trabajar como traductora infantil, sin ser pagada, afectó su aprendizaje en Spartanburg. Ella contó que a sus padres mexicanos nunca se les proporcionó un intérprete profesional cuando lo necesitaban, como en las conferencias de padres y maestros. En ese tipo de situaciones, González-Rizo era quien tenía que intervenir y hacerlo.

Eso significaba que, en lugar de que los educadores la ayudaran a tener éxito, ella como menor, se veía obligada a asumir las responsabilidades de ellos.

No hubo “absolutamente ningún apoyo, nadie ayudó a mis padres con la traducción”, recordó. “Todo dependía de mí para traducir a mis padres desde los 5 años”.

Y los folletos que los maestros le dieron para llevar a casa siempre estaban escritos en inglés, nunca en español, como exigen las pautas federales en situaciones como la suya. Su padre solía pasar horas revisando los formularios, hojeando su diccionario de español a inglés para tratar de entenderlos.

González-Rizo asumió las consecuencias en el salón de clases. Su madre nunca supo cómo participar en la organización de padres y maestros o cuándo se suponía que debían llevar botanas a la escuela, cosas que las otras mamás parecían entender. Ella recuerda “una sensación constante de ser inferior”.

González-Rizo, representada aquí en una foto de preescolar de Spartanburg, dijo que sus padres siempre se sintieron alejados de su vida en la escuela, “porque [ellos] eran la familia hispana”. Crédito de imagen: Imagen brindada por Gonzalez-Rizo

Jackie Mayorga, una joven adulta criada en Columbia que asistió a escuelas en los distritos 1 y 2 de Richland, también recordó que allí se usaba a niños como traductores. Pero fueron incluso más lejos que en Spartanburg, señaló. Se pidió a los estudiantes bilingües que tradujeran no solo para sus propios padres, sino también para los padres hispanohablantes de otros estudiantes. Cuando se les preguntó en la encuesta del año pasado si todavía usaban estudiantes bilingües como traductores hoy, ninguno de los distritos de Richland respondió la pregunta directamente.

“Es explotación”, dijo Mayorga, cuyos padres hablan español y otomí, una lengua indígena mexicana. “En lugar de contratar a alguien, usaron a otros estudiantes”.

Los estudiantes que traducen por parte de las escuelas “definitivamente no está permitido”, dijo la Dra. Julie Sugarman, analista principal de políticas para PreK-12 Education en el Instituto de Políticas de Migración, mejor conocido como Migration Policy Institute en inglés, un grupo de expertos con sede en Washington, D.C.

“Es una idea terrible en muchos niveles. Los está sacando de la educación para hacer un trabajo, y no se les paga por ello”, dijo Sugarman. “Pero tampoco están calificados”.

Cuando se les pide que interpreten para los padres de otros, es aún peor, agregó la analista, porque también se podría violar la privacidad del segundo estudiante.

Seis de los siete estudiantes internacionales entrevistados por reporteros que asistían a escuelas públicas en Lowcountry, Midlands y Upstate dijeron que sus padres que no hablaban inglés, con frecuencia no tenían acceso a traductores profesionales ni documentos escolares traducidos. Todos informaron tener dificultades académicas a causa de ello.

Algunos distritos escolares defendieron el uso de estudiantes traductores, diciendo que la práctica es difícil de evitar.

Hutto dijo que a su distrito rural le encantaría proporcionar intérpretes profesionales para los estudiantes multilingües que los necesitan en Hampton, pero con la actual escasez de maestros, puede ser casi imposible contratar personal calificado.

“Hacemos todo lo posible para reclutar, pero hay muchas dificultades para reclutar personas en los distritos rurales”, dijo. “Simplemente no tenemos los fondos”.

Si hay una falla en la comunicación con una familia, la escuela intentará encontrar a alguien que pueda ayudar, a veces otro padre, a veces alguien que no sea un maestro certificado y a veces un menor, explicó. Aunque las escuelas más grandes tienden a tener mucha más gente y más recursos económicos, señaló, Hampton tiene que seguir las mismas pautas federales.

Sin embargo, a pesar de su tamaño y recursos adicionales, los distritos más grandes dijeron algo similar.

En muchas escuelas como las de su distrito, es habitual que un niño bilingüe intervenga y comience a explicar los problemas relacionados con la escuela a un padre que no los entiende, dijo Melissa Robinette, vocera del Distrito 5 de Spartanburg. Un profesional podría ser llamado más tarde para ofrecer ayuda.

Pero los representantes del Departamento de Educación de Carolina del Sur confirmaron que usar niños como traductores en cualquier momento es ilegal y no debería estar sucediendo.

“Es importante tener en cuenta que, según la Ley de Derechos Civiles de 1964, los distritos escolares locales están obligados a brindar acceso lingüístico independientemente de si reciben o no fondos federales”, dijo Derek Phillips, director de comunicaciones de la agencia.

“No es responsabilidad de ese estudiante o de la familia brindar servicios de traducción”, agregó Zach Taylor, quien dirige el equipo de diversidad de la agencia y está involucrado con la oficina de rendición de cuentas del estado. “Es un derecho civil de esa familia recibir, sin costo, interpretación y traducción”.

Expertos como Sugarman dicen que si los distritos entienden claramente lo que la ley prohíbe con respecto al acceso al idioma, y ​​tienen un plan establecido sobre cómo responder adecuadamente a las necesidades de los estudiantes multilingües, se pueden prevenir situaciones que se desvíen hacia las violaciones de las pautas federales.

Pero la mayoría de los distritos de Carolina del Sur parecen no tener nada de eso.

Jackie Mayorga, graduada de Spring Valley High School, dijo que siempre traducía para sus padres que hablan español, en las conferencias de padres y maestros, aunque la ley exige que haya traductores profesionales disponibles para familias como la suya. Crédito de imagen: Tracy Glantz TGLANTZ@THESTATE.COM

Muchos distritos de Carolina del Sur no alcanzan el mínimo de traducción básica

Solo una cuarta parte de los distritos escolares de Carolina del Sur que respondieron a la encuesta de McClatchy (17 en todo el estado) produjeron un formulario que mostraba cómo planeaban proporcionar los servicios de interpretación y traducción legalmente requeridos para los estudiantes.

En un distrito, el condado de Beaufort, los representantes dijeron a los periodistas que redactarían un plan solo después de que se les pidiera el documento. Otros hicieron solo una vaga referencia al hecho de que los servicios eran requeridos por ley. Peor aún, otros señalaron a los reporteros documentos a nivel estatal que no especificaban cómo su distrito planeaba adoptarlos o proporcionaron a los reporteros políticas que nunca mencionaron los servicios de interpretación y las leyes que los requieren.

“Esa información no está actualmente en la política”, respondió un representante de Orangeburg.

“El plan se está desarrollando actualmente”, dijo Charleston.

Solo unos pocos distritos, incluidos Dillon 4 y Lexington 1, mostraron en los documentos que entendían las reglas federales y tenían intérpretes disponibles.

Esa falta de planificación para el acceso lingüístico puede haber llevado a los distritos a recurrir a medidas que los expertos consideran insuficientes. La mayoría de los distritos encuestados dijeron que contrataron servicios de interpretación por teléfono.

Pero usar un servicio remoto para traducir en lugar de pedirle a alguien que lo haga en persona a menudo no es suficiente, explicó Roth, el profesor de USC. Comunicarse a través de un educador bilingüe casi siempre es una mejor opción para las familias que no hablan inglés, agregó, ya que establece confianza con los padres y les permite construir una relación con al menos un educador que habla su idioma.

“Es como una especie de brecha temporal, pero no aborda las preocupaciones de igualdad”, dijo sobre la traducción remota.

Una revisión de los sitios en línea mostró que los padres inmigrantes que buscan información en línea a menudo también se quedan sin mucha ayuda cuando intentan obtener información crítica de los sitios web de las escuelas de sus hijos.

La mayoría de los sistemas de escuelas públicas de Carolina del Sur permiten que sus sitios web se traduzcan a través de un servicio como Google Translate que permite que la información aparezca en otros idiomas. Aún así, en la mayoría de esos casos, la pestaña en la que los padres deben hacer clic para traducir el contenido suele ser difícil de encontrar. Sesenta sitios web solo lo marcan en inglés. Otros lo entierran en la parte inferior de la página.

Ese no es el único problema con los sitios.

El contenido traducido por Google a otro idioma puede estar lleno de errores. Muchos servicios profesionales de creación de sitios web que ofrecen la función de Google, como Wix, requieren que los clientes renuncien a que “las traducciones pueden ser defectuosas o inexactas”. Pero en las escuelas de Carolina del Sur, solo un distrito advierte a los padres que no siempre se puede confiar en las traducciones computarizadas. Solo Richland 2 advierte a los visitantes que “las traducciones computarizadas son solo una aproximación del contenido original del sitio web”.

Cualquier traducción en línea sigue siendo mucho mejor que ninguna. Esa es la terrible situación de siete distritos escolares de Carolina del Sur, incluidos los sistemas escolares de Dillon 3 y Florence 4. Ninguno de esos distritos tenía ningún tipo de función de traducción para que el contenido de su sitio web fuera accesible para las familias que no hablan inglés.

Cuando las escuelas no se aseguran de que los padres multilingües puedan leer su información, sus niños, que ya son vulnerables, pueden quedarse atrás de innumerables maneras, señaló Roth. Sin saberlo, los padres pueden perder plazos críticos para cosas como inscribir a sus hijos en la escuela de verano. Santiago, la experta nacional, agregó que los padres pueden no saber que sus hijos pueden obtener incluso los servicios esenciales que se brindan en la escuela de forma gratuita, como la terapia del habla.

Roth se mostró comprensivo acerca de lo difícil que puede ser para las escuelas de Carolina del Sur pagar los servicios de traducción con sus ajustados presupuestos. Pero dijo que la ley lo deja claro. Los educadores tienen que encontrar una manera de apoyar a las familias multilingües, como ya lo hacen algunas escuelas que siguen las reglas en el estado.

La escuela primaria Red Cedar en Bluffton ha sido durante mucho tiempo un ejemplo de cómo las escuelas deben apoyar a su población de estudiantes hispanos que sigue creciendo. Rosana Hellstrom, la enlace bilingüe en la foto traduciendo durante una reunión, ha jugado un papel importante en eso. Crédito de imagen: Drew Martin DMARTIN@ISLANDPACKET.COM

El sugirió algunos pasos que los distritos de Carolina del Sur pueden tomar para mejorar para sus estudiantes.

“Empiezas por a quién contratas, esto no es ciencia espacial”, dijo Roth. “Necesitamos reclutar y capacitar intencionalmente a profesionales bilingües y biculturales”. (Esta solución engañosamente simple se hace más difícil debido al hecho de que Carolina del Sur todavía prohíbe a los “Soñadores” a menudo bilingües obtener licencias estatales, un tema que The State investigó en el 2021).

También dijo que, más allá de eso, las escuelas deberían priorizar las voces de las familias marginadas. Pueden hacerlo formando asociaciones con organizaciones locales sin fines de lucro familiarizadas con la comunidad hispana, como lo han hecho algunos en Greenville. O pueden encontrar a los empleados en su distrito que ya están generando confianza con familias multilingües y aprovechar su impulso. O pueden aprender de las escuelas en otros estados que pasaron por esto hace décadas, como las de Carolina del Norte y Georgia. O pueden pensar en formas creativas de involucrar a los padres multilingües, como ofrecer cuidado de niños en eventos o reuniones por la noche en lugar de durante el día, cuando los padres inmigrantes pueden estar trabajando.

Y si los distritos escolares aún se encuentran sin la capacidad de cumplir por falta de dinero, el profesor cree que el gobierno debería intervenir para cambiar eso.

“El estado debería brindarles algunas opciones. Debería haber recursos colectivos para los distritos que se sienten estancados”, dijo Roth. “En algún momento, alguien debe asumir la responsabilidad y decir: ‘Este es un problema y lo vamos a resolver'”.

Los representantes del Departamento de Educación de Carolina del Sur dijeron a los periodistas que actualmente brindan asistencia informativa a los distritos. Brindan sugerencias sobre cómo cumplir con las pautas federales, sugieren proveedores de servicios de traducción y dijeron que supervisan el cumplimiento de las escuelas cada cinco años. Sin embargo, no brindan los recursos económicos que los distritos indicaron a los reporteros que les ayudarían a brindar más apoyo a los estudiantes.

Pero después de enterarse de los resultados de la encuesta de McClatchy, que según los funcionarios fueron “muy útiles”, la agencia hizo algunas mejoras. Para el comienzo del próximo año escolar 2022-23 y para cada año posterior, la agencia dijo a los periodistas en marzo que, como parte de su documentación de inscripción, todos los distritos deberán incluir un cuestionario que identifique a los estudiantes que necesitan apoyo lingüístico. El nuevo proceso también permite que las familias sean notificadas desde el principio de su derecho a obtener servicios de traducción e interpretación.

Queda por ver si las medidas serán suficientes para evitar que los niños sigan pagando el precio de la inacción de sus escuelas. Muchos todavía recuerdan la experiencia con amargura.

“Fue difícil para mí como estudiante”, dijo González-Rizo, la graduada de Spartanburg. “Tuve que poner mi aprendizaje en segundo lugar”.