tribunal supremo carolina del sur
El Tribunal Supremo de Carolina del Sur ha bloqueado temporalmente la ley estatal de aborto por latidos fetales, que entró en vigor hace apenas unas semanas.

El Tribunal Supremo de Carolina del Sur ha bloqueado temporalmente la ley estatal de aborto por latidos fetales, que entró en vigor hace apenas unas semanas.

Los magistrados del Tribunal Supremo de Carolina del Sur votaron el miércoles por unanimidad a favor de una medida cautelar contra la medida, que impide que entre en vigor por ahora mientras estudian la legalidad de la misma. Es probable que el fallo tarde varias semanas en producirse.

La ley de latidos fetales fue aprobada en febrero de 2019, pero había sido bloqueada por los tribunales federales debido a que entraba en conflicto con la decisión Roe vs. Wade. Pero cuando la histórica decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos en el caso Dobbs en junio anuló Roe, la ley pudo entrar en vigor, lo que hizo días después.

La ley prohíbe esencialmente los abortos a partir de las seis semanas, una cifra muy inferior a las 20 semanas que permitía la ley anterior del estado.

Sin embargo, Planned Parenthood, junto con otros defensores del derecho al aborto, presentó una demanda diciendo que la ley sobre el latido del feto viola la ley de privacidad del estado y demandó al estado y al fiscal general de Carolina del Sur, Alan Wilson. La oficina de Wilson dijo que esa ley no tenía relación con el aborto, y que estaba destinada a regular cosas como la seguridad de las comunicaciones.

Sin embargo, en su decisión de conceder la orden judicial, los jueces del Tribunal Supremo de Carolina del Sur dijeron que la ley de privacidad se promulgó en un momento en el que Roe estaba en vigor, teniendo en cuenta esa sentencia.

Los jueces pertenecientes al Tribunal Supremo de Carolina del Sur pidieron a ambas partes que presentaran más argumentos en el caso durante las próximas semanas.

En un comunicado publicado en Twitter, Jenny Black, la presidenta de Planned Parenthood South Atlantic, dijo que la lucha estaba “lejos de terminar”.

“Aplaudimos la decisión del tribunal de proteger al pueblo de Carolina del Sur de esta cruel ley que interfiere en la decisión médica privada de una persona”, dijo Black. “Durante más de seis semanas, las pacientes se han visto obligadas a viajar cientos de kilómetros para abortar o sufrir las consecuencias de un embarazo forzado que alteran la vida”.

El presidente de la Cámara de Representantes, Murrell Smith, dijo en Twitter que estaba muy decepcionado por la decisión, pero que seguía confiando en que la medida se mantendría finalmente.

“La ley es la voluntad abrumadora de la Legislatura de Carolina del Sur y, por lo tanto, un reflejo de la voluntad del pueblo de este estado”, dijo Smith.

Los jueces señalaron que la legislatura tiene autoridad para tomar decisiones de política pública dentro de las restricciones de las constituciones de Estados Unidos y de Carolina del Sur. Por parte del Senado, los miembros del comité hicieron hincapié en que no estaban considerando ninguna medida específica por el momento.

Continúan las protestas y opiniones encontradas

La prohibición del aborto de seis semanas en el estado, recientemente implementada y ahora bloqueada, ocupó un lugar importante en las deliberaciones del miércoles. Los opositores al aborto dijeron que no había ido lo suficientemente lejos. Los partidarios del acceso al aborto dijeron que sus efectos mostraban que cualquier nueva restricción sería aún más perjudicial.

Varios médicos que fueron invitados a hablar por el senador demócrata Brad Hutto expusieron las formas en que la prohibición de las seis semanas había dificultado su trabajo.

Desde que la ley entró en vigor, los médicos informaron de la imposibilidad de tratar los abortos espontáneos porque las farmacias habían dejado de tener los medicamentos necesarios por si hacerlo pudiera ser ilegal. Los abogados no querían aconsejarles por si sus comentarios podían ser contrarios a la ley. Algunas pacientes tenían miedo de divulgar su historial menstrual completo por temor a que se utilizara en su contra.

“Es cruel y crea estrés y retrasos en lo que ya es una situación trágica”, dijo la Dra. Amy Crockett, médico con certificación en obstetricia y ginecología.

Fuera de la Casa de Gobierno, unos 50 manifestantes de Planned Parenthood se reunieron bajo una carpa para una fiesta de observación. Los manifestantes comieron pizza y los organizadores ofrecieron bocadillos a los que entraban y salían de la reunión del comité. Al conocerse la decisión del tribunal, lo celebraron con abrazos y chocando los cinco.

Hutto dijo que no espera que el fallo afecte a la agenda de los legisladores. El Comité de Asuntos Médicos del Senado presentará un informe el 6 de septiembre, cuando toda la cámara alta se reunirá para discutir las restricciones al aborto por primera vez desde el polémico debate de enero de 2021.

Desde aquellas discusiones, el Tribunal Supremo de Carolina del Sur ha abierto la puerta a medidas que antes eran consideradas inviables políticamente por los principales redactores del proyecto de ley de “latidos fetales” de la cámara alta.

En aquel momento, el senador republicano Larry Grooms dijo que esa propuesta planteaba “la mayor oportunidad de vida para los niños no nacidos”. Grooms dijo entonces que serían necesarias excepciones en casos de violación o incesto para conseguir el apoyo suficiente para la aprobación de la medida.

Para leer la opinión completa del tribunal, pulse aquí.

Join the Conversation

1 Comment

Leave a comment

¿Que Opinas? Cancel reply